Impactante Datos sobre Virgen Maria Oraciones contado por un experto

rezar a la virgen 2021-05-04

virgen maria oraciones

, que has amado glorificar con innumerables prodigios a la Bienaventurada Virgen María desde el primer momento de su Concepción Inmaculada. Te suplicamos que cuantos devotamente imploramos tu protección en la tierra, merezcamos disfrutar de tu vista en el cielo. Tú que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santurrón, por los siglos de los siglos.

virgen maria oraciones

A ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, señora, letrada nuestra, regresa a tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Oh Virgen, Madre de Dios, Inmaculada María, nos ofrecemos y consagramos a ti, bajo el título de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Que esta medalla sea para cada uno de nosotros, prenda del amor que nos tienes, y nos recuerde nuestros deberes para contigo. Que siempre y cuando la llevemos nos bendiga tu amorosa protección y nos conserve en la gracia de tu Hijo. Oh Virgen vigorosa, consérvanos siempre a tu lado en todos y cada uno de los momentos de nuestra vida.

Renovación De La Consagración De Los Estados Unidos A La Bienaventurada Virgen María

Lea mas sobre aqui.

en quien se encuentran los frutos del honor y la santidad. en que me sienta más feliz en el momento de la desaparición.

Acordáos (san Bernardo)

Os amo, Señora amabilísima, y por el amor que os tengo prometo serviros siempre y en todo momento y hacer cuanto logre a fin de que asimismo seáis amada del resto. Coloco en vuestras manos toda mi esperanza, mi salvación; admitidme por siervo tu, y acogedme bajo vuestro mantón, Vos, ¡oh Madre de misericordia! Y en tanto que sois tan poderosa frente Dios, libradme de todas y cada una de las tentaciones o alcanzadme fuerzas para vencerlas hasta la desaparición. Espero de vos tener una aceptable muerte; Mi madre, por el cariño que tenéis a Dios os suplico que siempre me ayudéis, pero más en el último instante de mi vida.

La serpiente infernal, contra la cual fue lanzada la primera maldición, continúa atacando ferozmente y tendiendo lazos a los desterrados hijos de Eva. Salve Reina de clemencia, Señora de todo el mundo, Reina del cielo, Virgen de las vírgenes, Sancta Sánctorum, luz de los ciegos, gloria de los justos, perdón de los pecadores, reparación de los desesperados, fortaleza de los abatidos, salud del orbe, espéculo de toda pureza. Haga tu piedad que el planeta conozca y experimente aquella felicidad que hallaste frente al Señor, consiguiendo con tus beatos ruegos perdón para los pecadores, medicina para los enfermos, fortaleza para los cobardes, consuelo para los afligidos, auxilio para los que peligran. , que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, suplicando tu auxilio, haya sido desprotegido. Animado por esta seguridad, a Vos asisto, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis errores me atrevo a comparecer frente Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna mente.

Alumbra esta vida mia, en ocasiones enceguecida, sin ansias ni esa y totalmente empobrecida. Hazme, pequeña Maria, luz en estos días y resplandor en la obscuridad del alma mia. Hazme niño, pequeño y dulcisimo para que el Buen Dios escriba lo que ha amado de esta vida, para su gloria y como verdad que ilumina. Derrama, Señor, tu felicidad en nuestros corazones para que, los que hemos conocido por el aviso del ángel la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Muerte, lleguemos a la gloria de la Resurrección. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Y concibió por obra y felicidad del Espíritu Santurrón.

virgen maria oraciones

virgen maria oraciones

Ámbas palabras del saludo del ángel se aclaran mutuamente. María es la llena de felicidad por el hecho de que el Señor está con . La gracia de la que está colmada es la existencia de Aquel que es la fuente de toda felicidad. En la sección primera de la oración se recoge el saludo del ángel, del enviado del Señor. Es una alabanza donde usamos las mismas expresiones del embajador de Dios. Es Dios mismo quien, por mediación de su ángel, saluda a María. Nuestra oración se atreve a recoger el saludo a María con la mirada que Dios puso sobre su humilde esclava y a alegrarnos con el gozo que Dios encuentra en .

¡Oh Virgen vigorosa, que con tu pie aplastas la cabeza de la serpiente tentadora! , haz que cumplamos, día tras día, nuestras promesas bautismales, con las que hemos renunciado a Satanás, a sus obras y seducciones, y sepamos dar al planeta un gozoso testimonio de esperanza cristiana. ¡ Oh Virgen fiel, que fuiste siempre y en todo momento solícita y preparada para recibir, conservar y meditar la Palabra de Dios!

El Avemaría es seguramente una de las primeras oraciones que aprendimos en el momento en que éramos niños. Es una oración fácil, un diálogo muy sincero nacido del corazón, un saludo cariñoso a nuestra Madre del Cielo. Al tiempo, deseando ser reales cristianos, y por ello, merecedores de las miradas de Dios y de tu protección, te suplicamos humildemente, tierna Madre nuestra llenes nuestra alma del espíritu de oración, de humildad y de mortificación de nuestras pasiones. Obtennos lealtad en el cumplimiento de nuestros deberes religiosos y constancia en el bien hasta la desaparición. de amor y de misericordia, de luz y de salvación del Mesías.

Lea mas sobre elcredocatolico.com aqui.

  • Es un amor filial que, como el niño, sabe confiar en su Madre y complacerla con lo que a le gusta.
  • , pecadores, animados con tal seguridad, asistimos a ti oh Madre, Virgen de las Vírgenes, a ti venimos, enfrente de ti nos mostramos gimiendo.

Es por eso que te traemos cuatro de las oraciones más preciosas que el Papa Francisco le ha destinado a la Virgen María, Madre de Dios. Según el plan de Dios, consigue para mí la curación que necesito. Intercede ante tú Hijo, para que me dé la fuerza que necesito para trabajar para la gloria de Dios y la salvación del mundo. Llenos nuestros corazones de absoluta seguridad, asistimos a tu maternal aprecio. Somos pecadores y no merecemos tu protección. Pero al contemplarte en la Medalla Milagrosa con los brazos libres, invitándonos a aproximarnos a Ti y con las manos derramando a torrentes tus bendiciones, animosos asistimos a tus pies, para exponerte a lo largo de esta novena nuestras urgentes pretensiones. Te pedimos, Señor, infundas tu felicidad en nuestras psiques, a fin de que los que hemos conocido por el mensaje del ángel el secreto de la encarnación de tu Hijo, seamos conducidos a la gloria de la resurrección, por los méritos de Su Cruz y Pasión.

Maria, bendita señora, suplica por todos y cada uno de los que a ti solicitamos a tu Muy santo hijo, nuestro guía, Señor y Salvador. taburete de tu fuerza, castillo de tu sabiduría y mar de tu bondad, acércate a fin de que el espíritu santo naufrague eternamente en mí. Porque haz recibido de Dios el poder y la misión de machacar la cabeza de la vieja serpiente infernal; escucha madre nuestras humildes súplicas; manda a nosotros las santas legiones de Ángeles, y que a tus órdenes, combatan a los demonios, que en todos los lugares los combatan y los persigan hasta mandarlos nuevamente al abismo. Míranos postrados reverentes frente su sagrada imagen y concédenos benigna tu amorosa protección.

virgen maria oraciones

Lea mas sobre hacerbafles.info aqui.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planeando resoluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad. Madre de Dios y Madre nuestra, suplica al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a hallar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede frente tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza. Al pie de la Cruz compartiste el dolor de Jesús, con fe inalterable.

virgen maria oraciones

Realiza un comentario