La muerte de Letanias De La Santisima Virgen Maria

rezar a la virgen 2020-09-26

letanias de la santisima virgen maria

Si tenemos odio, si alimentamos venganza, etcétera., no podemos esperar que El nos oiga. Hagamos el propósito de recibir el sacramento de la Confesión lo más próximamente posible. Recitar la Letanía es frente todo ofrecer gloria a Dios que ensalzó a su Madre Santísima; es darle gracias a Ella y por Ella.

Lea mas sobre aqui.

Publicaciones Por Fecha

De ahí que la Iglesia la invoca con el título de Reina de los Mártires. Abraham, admirable ejemplo de fe y de obediencia, padre de los fieles, presto a sacrificar a su unigénito sobre el Monte Moría, fue una pálida figura de María Muy santa dotada de la más viva Fe y de la más especial obediencia. Madre cariñosa de todos los redimidos, sacrificó a su unigénito Hijo para la redención del género humano sobre el Monte Martirio en el Altar de la Cruz. También en los siglos cristianos se da por analogía el nombre de Patriarca a los santurrones Creadores de las más reconocidas Ordenes Religiosas, ya que también engendraron espiritualmente a la vida de la perfección evangélica a muchas ánimas. El corazón de la Virgen María es tan enorme que abarca y contiene a toda la raza humana.

letanias de la santisima virgen maria

Porque María se encontraba destinada a ser Madre de Dios, fue preservada del pecado original, de esta manera lo exigía la santidad de Cristo, el honor de Dios, el atributo necesario de su santidad. En las obras de los santos Padres y de los escritores eclesiásticos, se encuentran múltiples frases que expresan la pureza Inmaculada de María Muy santa. Para fortalecer nuestra fe es bastante la voz infalible de la Iglesia, pero para más grande gloria de Dios y de María Muy santa, examinaremos los principales argumentos en los que se funda el Dogma de la Inmaculada Concepción. Por este pecado tenemos necesidad de la redención de Jesucristo y de la gracia de Dios, gracia que nos ubica en un estado, bajo muchos puntos mejor que aquel del que caímos, “donde abundó el pecado, sobreabundó la felicidad”. ¡Virgen Santa, excelsa Reina de todos los beatos, tú que en el estado de Esposa y de Madre diste tan altos ejemplos de perfección, santifica a la mujer y con a la familia y a la sociedad. Otro deber de la madre es la educación cristiana de sus hijos.

Letanías Lauretanas En La Iglesia Católica

Lea mas sobre ambientadorescaseros.com aqui.

Era el tesoro de las distintas riquezas que, pasando por su alma de Madre, se convertían en leche de vida, de sabiduría y de felicidad para sus hijos. más que ninguna criatura angélica o humana, penetró en los profundos Misterios de la Divinidad, rozando, por decirlo de esta forma, los confines de lo Infinito. Debemos considerar ahora que María amaba a su Divino Hijo con un amor indecible puesto que lo tuvo consigo a lo largo de treinta años.

Además distintas letanías dedicadas a la Virgen María, como las del Inmaculado Corazón de María y de Nuestra Señora de los Dolores. De todas y cada una , la más conocida es la Letanía de la Santísima Virgen, también llamada Lauretana, que se habitúa rezar al terminar el Santo Rosario, pero que no hace parte de . ¿Quién no ha oído en algún momento, al concluir el Santo Rosario, el deslizar despacio y cadencioso de una secuencia de invocaciones en honra de la Muy santa Virgen, contestadas con un mismo y breve pedido por los demás acompañantes? Este género de oración se conoce con el nombre de letanía. Reina concebida sin pecado original, incluida por Pío IX en 1854, tras la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. El germen halló ambiente en la popularidad del Trabajo de la Virgen Muy santa que se cantaba en algunos monasterios. Este “Oficio” no era fijo y tenía variantes según la orden religiosa que lo cantaba; éstas variantes fueron abolidas por Pío V cuando estableció el “Trabajo Parvo de la Virgen” reformado.

letanias de la santisima virgen maria

Lea mas sobre ideasde-negocios.com aqui.

Una madre vela a su hijo enfermo de día y de noche sin enseñar cansancio; estudia todas las formas de procurarle alivio, suplica y se sacrifica para sanar a su hijo. la mueve su amor, el amor que Dios puso en el corazón de las madres, y que es un pálido reflejo del amor maternal de María, amor vigilante y solícito en el momento en que sus hijos están afligidos por la enfermedad. ¡A qué estado espiritual llegaría su alma Inmaculada, que se encontraba colmada, plena de felicidad!

De la misma manera que deseó Dios, tras la Encarnación de su Hijo, multiplicar las pruebas de este misterio, de este modo, antes del nacimiento prometido y esperado con creciente deseo, quiso multiplicar las conjeturas para disponer a la humanidad al asentimiento de la fe. El primordial sentido que la Sagrada Escritura da al nombre de Profeta, es el de persona enviada por Dios, la que, por ilustración divina, conoce con la máxima certeza y por divina inspiración predice cosas o hechos futuros, que no se tienen la posibilidad de saber por ningún medio humano. Nunca vamos a poder expresar con palabras la santidad, la virtud y la enorme dignidad de este sumo Patriarca entre los Patriarcas. Asimismo la Iglesia Católica tiene, en un sentido espiritual, sus Patriarcas. no prefiguran a Cristo que debe de venir sino siguen SUS huellas y lo copian con aquella perfección que es posible a la humana naturaleza vigorizada por la gracia.

El espíritu de Jesucristo y del Evangelio debe vivificar, no solo a cada una de las almas, sino a toda la sociedad de los hijos de Dios y también todas y cada una de las funcionalidades del cuerpo social. Esta paz funde en armonía de intentos y de vida la pequeña y la gran sociedad. En esas circunstancias, el Papa Benedicto XV, el 30 de Noviembre de 1915, concedió capacitad a los obispos para añadir a las Letanías Lauretanas, la Invocación “Reina de la Paz, ruega por “. Los que no saben meditar basta que recen con precisión y devoción los Padre Nuestro, las Ave María y los Gloria.

  • La fe en la Muy santa Humanidad de Jesucristo se aclara y se asegura; nos ofrece luz, al reflexionar y meditar en la prodigiosa Maternidad Virginal de María.
  • Esta verdad revelada es que fue concebida en el seno de su madre, Santa Ana, sin mancha de pecado original.

El largo y paciente trabajo de modelar nuestra vida sobre el ejemplo luminoso de María Muy santa necesita el ejercicio de la mente y de la voluntad que han de ser confortados siempre por la Divina felicidad de los sacramentos (confesión y comunión). Lo siguió personalmente en Egipto, en Jerusalén, en Judea, en el Suplicio; lo prosiguió en la Pasión y en los dolores de la Cruz, lo prosiguió y lo sigue en el triunfo y en la gloria, en el cariño a Dios y en la Oblación que de El logró por nosotros al Padre Eterno.

Poseemos necesidad del Don de Consejo para proteger nuestra Fe, para guardar el gran tesoro de la felicidad de Dios, para huir del ámbito anticristiano, de todo el mal que nos rodea. En nadie están tan unidas y en nivel tan eminente como en María Santísima que es digna de todo nuestro amor, de ahí que la Iglesia le da el título de Madre Amable. La bondad, o sea, la natural inclinación a hacer el bien y El amor que la persona nos tiene. El pecado original es el pecado de infidelidad y desobediencia a Dios, cuyas secuelas hemos heredado, todos nacemos en ese estado y el sacramento del Bautismo es el medio por el cual somos liberados de él. En María Muy santa sus pensamientos, palabras y proyectos siempre fueron para gloria de Dios.

Madre Castísima se refiere al relució de la virginidad con respecto al alma, o sea a la impecable pureza de pensamientos y aprecios. preservó durante toda su vida esta pura castidad del alma. Lo que manifestamos opinar y atribuimos a María con este título, es la total y perfecta exención de toda sombra de culpa y defecto. Pureza inusual, integridad de vida que no la tiene igual ni similar, nadie más. Antiguamente eran consagrados con la unción (óleo) los curas, los reyes y los profetas; y Jesús es por excelencia el Sacerdote, el Rey y el Profeta; también se consagraban los vasos sagrados premeditados al culto divino. La Divina Maternidad de María es Dogma y Producto fundamental de nuestra fe. Rogándole a su intercesión, nos encontramos seguros de que como es la más sublime, la más santa de las criaturas y la más grata a Dios es la que consecuentemente puede más enfrente de Dios y por otra parte es la que más nos quiere y la que más desea favorecernos.

• Los pobladores de Nazaret verán durante treinta años, en Jesús, a un joven humilde y lo creerán hijo del carpintero. La fe de María ve y adora en El al Divino Artífice del cielo, de la tierra y de los siglos. No se puede medir el cariño Infinito del Corazón de Jesús, aquel Corazón inflamado con las llamas del Amor Divino y que fue atravesado por la lanza.

letanias de la santisima virgen maria

letanias de la santisima virgen maria

Realiza un comentario