Más datos sobre Oraciones Para La Virgen Maria

Oraciones poderosas a la Virgen María 2023-06-28
Califica esta oración

oraciones para la virgen maria

Pese a las disconformidades que tienen la posibilidad de hallarse en su adoración, es indiscutible que, a través de las advocaciones marianas ocurridas en distintas partes y momentos de la historia, logramos hallar millones de feligreses que le son fielmente agradecidos a ella. Tanto en la Iglesia católica, como en la Iglesia cristiana, aparte de ser mencionada en muchos contenidos escritos sagrados (como el Corán), la figura de la Virgen María tiene una preponderancia a lo largo de los siglos. Tanto es esto, que logró reunir hacia sí un compendio de fieles devotos. Si es tu caso, hoy te exponemos las mejores oraciones a la Virgen María. Virgen de Guadalupe, Madre de América. Tiende tu protección sobre todas y cada una de las naciones del Conjunto de naciones y moderniza su fidelidad a Cristo y a la Iglesia. Provoca propósitos de igualdad y rectitud en sus gobernantes.

Por Tu Muy santo Nombre puede que ser elevado a los honores de los altares. Mediante la intercesión del Santo Serra, mira con agrado a nuestras oraciones destacables que no tienen una contestación terrenal (petición de mención).

Oración A La Virgen De La Medalla Milagrosa

A ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea pues, señora, letrada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Oh Virgen, Madre de Dios, Inmaculada María, nos ofrecemos y consagramos a ti, bajo el título de Nuestra Señora de la Medalla Prodigiosa. Que esta medalla sea para todos nosotros, prenda del amor que nos tienes, y nos recuerde nuestros deberes para contigo. Que siempre y cuando la llevemos nos bendiga tu cariñosa protección y nos conserve en la gracia de tu Hijo.

oraciones para la virgen maria

Obtennos fidelidad en el cumplimiento de nuestros deberes religiosos y perseverancia en el bien hasta la desaparición. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

Oraciones Para Rezar El Rosario

Llenos nuestros corazones de absoluta seguridad, asistimos a tu maternal afecto. Somos pecadores y no merecemos tu protección. Pero al contemplarte en la Medalla Milagrosa con los brazos libres, invitándonos a aproximarnos a Ti y con las manos vertiendo a torrentes tus bendiciones, animosos acudimos a tus pies, para exponerte a lo largo de esta novena nuestras urgentes pretensiones.

Lea mas sobre software almacen aqui.

Oh Virgen vigorosa, consérvanos siempre y en todo momento a tu lado en todos los momentos de nuestra vida. Concede a estos hijos, la felicidad de una buena muerte, a fin de que en unión contigo tengamos la posibilidad disfrutar para siempre de la eterna felicidad. Que esta Medalla sea para todos , prenda del amor que nos tienes, y nos recuerde nuestros deberes para contigo. Que siempre que la llevemos nos bendiga tu amorosa protección, y nos conserve en la felicidad de tu Hijo. Anima con tu promesa a todas y cada una de las madres que el día de hoy se sienten solas y descuidadas por los hijos que se fueron para hacer su vida lejos de su amor y sus cuidados, olvidando sus deberes filiales. Virgen Santísima, que habiendo agradado al Señor fuiste escogida para ser su Madre, Inmaculada en cuerpo y alma, dirige piadosa una mirada sobre estos hijos que te imploran tu protección.

oraciones para la virgen maria

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Derrama Señor tu felicidad sobre nuestros corazones y otorga a quienes conocimos por el anuncio del Ángel de la Encarnación de tu Hijo, que por su Pasión y su Cruz alcancemos la gloria de la Resurrección. Por el Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santurrón, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oh María, sin pecado concebida, ruega por que recurrimos a ti. Sin tardanza proclama lengua mía las glorias y alabanzas de María. Atiende a mi socorro, gran Señora, y ampárame tu diestra protectora. Suplica por nosotros, oh Madre, porque no eres sólo la Madre de los dolores, sino más bien asimismo la Señora de todas y cada una de las gracias. rompes nuestros planes, María, por el hecho de que deseas lo destacado de todos tus hijos. Cada oración mariana muestra una advocación diferente de la Virgen, que va a ser un impulso a tu conocimiento y amor por . Señor Jesucristo, retribuir el celo apostólico de Su hijo Seráfico, Santurrón Junípero Serra, que salir de casa y patria, trabajó por la salvación de las almas, en España, México y California.

oraciones para la virgen maria

Maria, bendita señora, suplica por todos los que a ti solicitamos a tu Muy santo hijo, nuestro guía, Señor y Salvador. De una manera particular te suplicamos por aquellas madres que, por diferentes circunstancias, tienen adversidades para cumplir cabalmente, su misión. Y también por todas y cada una de las mamás que sufren gracias a sus hijos. A ti que eres, por gracia especial de Dios, el modelo de todas las mamás, te pedimos hoy, por todas las madres de todo el mundo.

Lea mas sobre bolsa-termica.com aqui.

oraciones para la virgen maria

María es, sin duda, nuestra gran protectora y también nuestra mejor compañera en el camino que lleva a Dios, porque fue la más leal acólita de Jesús. La oración universal a la Virgen Maria, es reconocer a Dios mediante que participa a favor nuestro. el interés por el futuro y el deseo de vivir feliz. Que tu Inmaculado Corazón revele para todos la luz de la promesa. Acepta, oh Madre de Cristo, este grito cargado con los sufrimientos de todos los seres humanos y de sociedades enteras.

Lea mas sobre rinoplastiaweb.net aqui.

  • Contempla esta inmensa mies, e intercede a fin de que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y entrega abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y recelosos dispensadores de los secretos de Dios.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te solicitamos por todos los obispos, a fin de que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas. Madre de clemencia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al acercamiento de , los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores. En la trágica situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen a todo el mundo, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección. Atiende a mi socorro, enorme Señora, y ampáreme tu diestra protectora. A ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Acuérdate, oh piadosísima Virgen María, que nunca se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a tu protección e implorado tu socorro, haya sido desamparado.

Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, amabilidad y salud. Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de clemencia que esta dura prueba concluya y que volvamos a hallar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la promesa. te solicitamos que les concedas la felicidad de la sanación y la liberación. Al pie de la Cruz compartiste el dolor de Jesús, con fe inalterable.

oraciones para la virgen maria

Te pedimos, Señor, infundas tu felicidad en nuestras psiques, a fin de que los que conocimos por el mensaje del ángel el secreto de la encarnación de tu Hijo, seamos conducidos a la gloria de la resurrección, por los méritos de Su Cruz y Pasión. Pequeña y dulce María, princesa mía, sin pecado concebida, estrella de mis días y desde pequeña la mas perfecta profecía. Alumbra esta vida mía, en ocasiones enceguecida, sin ansias ni esa y completamente depauperada. Hazme, pequeña Maria, luz en estos días y resplandor en la obscuridad del alma mia. Hazme niño, pequeñito y dulcísimo para que el Buen Dios escriba lo que ha amado de esta vida, para su gloria y como verdad que alumbra. Animado por esta seguridad, a vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis errores me animo a comparecer ante vos.

oraciones para la virgen maria

Realiza un comentario