Nuevas preguntas sobre Oraciones Ala Virgen Maria respondidas y por qué debes leer cada palabra de este informe

rezar a la virgen 2020-12-27

oraciones ala virgen maria

Santísima María, tal como lo hiciste con santa Catalina Labouré, derrama rebosantes gracias sobre cada uno de los miembros de la Asociación, sobre sus familias y sus conocidos cercanos. Que tu Medalla Milagrosa sea un símbolo de paz, justicia y prosperidad en la vida de todos tus devotos. Madre María, protégenos y contribuye a todos los que confiamos en ti, a ser fieles custodios de la vida que Dios nos dió. Te lo pedimos por tu Hijo, Jesús, con la confianza de que lo que solicitemos por tu intercesión nos va a ser concedido. Al mismo tiempo, deseando ser verdaderos cristianos, y por esto, merecedores de las miradas de Dios y de tu protección, te suplicamos humildemente, tierna Madre nuestra llenes nuestra alma del espíritu de oración, de humildad y de mortificación de nuestras pasiones. Obtennos fidelidad en el cumplimiento de nuestros deberes religiosos y perseverancia en el bien hasta la desaparición.

Santa María, Madre de Dios, suplica por pecadores, en este momento y en la hora de nuestra muerte. Y concibió por obra y felicidad del Espíritu Santo.

No Estoy Aquí, , Que Soy Tu Madre?

Lea mas sobre aqui.

  • Según el plan de Dios, logra para mí la curación que necesito.
  • Madre María, protégenos y contribuye a todos y cada uno de los que confiamos en ti, a ser fieles custodios de la vida que Dios nos dió.
  • que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Beato, por los siglos de los siglos.

¡Oh Virgen incipiente, promesa y aurora de la salvación para todo el mundo! , vuelve benigna tu mirada maternal hacia todos , reunidos aquí para festejar y proclamar tus glorias. Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Y que esta luz de la fe crezca siempre en , hasta el momento en que llegue el día sin ocaso, que es el mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor. Por esa razón te alcanzamos cuatro de las oraciones más preciosas que el Papa Francisco le ha dedicado a la Virgen María, Madre de Dios.

De ahí que, la Bienaventurada Virgen en la Iglesia es invocada con los títulos de Letrada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora. El amor hacia María enriquece nuestra fe, la hace más profundamente humana, nos acerca a Dios por un camino de tiernicidad. Por tu justicia, que se encuentra en nuestros corazones, reine la paz en el mundo. Te lo solicitamos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santurrón, Dios, por los siglos de los siglos. Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te solicitamos por todos los obispos, a fin de que conduzcan a los leales por caminos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas. Atiende a mi socorro, enorme Señora, y ampáreme tu diestra protectora.

oraciones ala virgen maria

Infunde la esperanza, renueva la confianza en el vacío de nuestras vidas, en tantas ocasiones sumidas en la sombra, y en el vacío de nuestro mundo, en el que el Mal hace valer su fuerza. Ruega por nosotros, oh Madre, pues no eres solo la Madre de los dolores, sino asimismo la Señora de todas y cada una de las gracias. Cada oración mariana muestra una advocación diferente de la Virgen, que será un impulso a tu conocimiento y amor por ella. Que tu bendición santísima continúe en mí noche y día. En la alegría y en la tristeza, en el trabajo y en el reposo, en la salud y en la patología, en la vida y en la muerte, y durante la eternidad.

Lea mas sobre vaporetade-mano.com aqui.

oraciones ala virgen maria

Acepta, oh Madre de Cristo, este grito cargado con los sufrimientos de todos y cada uno de los humanos y de sociedades enteras. Virgen Santísima del Carmen, deseo que todos sin excepción, se cobijen bajo tu sombra protectora de tu Santo Escapulario y que todos estén unidos a Ti Madre Mía, por los estrechos y amorosos nudos de ésta tu querida insignia. que es el del amor, la verdad y la justicia. a fin de que de esa forma hallen la luz de tu divino corazón. y poder ingresar al Reino de los Cielos bajo tu querida protección.

Dios de poder y de clemencia, bendeciste las Américas en el Tepeyac con la presencia de la Virgen María de Guadalupe. Que su intercesión ayude a todos, hombres y mujeres, a aprobarse entre sí como hermanos y hermanas. Contempla esta enorme mies, y también intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga rebosantes vocaciones de curas y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los secretos de Dios. Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que piden tu amparo; escucha la oración que con filial seguridad te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único redentor nuestro.

oraciones ala virgen maria

Animado por esta seguridad, a Vos acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis errores me atrevo a comparecer ante Vos. Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benigna cabeza. Nos ponemos en sus manos “ahora”, en el hoy de nuestras vidas. Y nuestra seguridad se ensancha para entregarle a partir de ahora, “la hora de nuestra muerte”. Que esté que se encuentra en esa hora, como estuvo en la muerte de su Hijo al pie de la cruz y que en la hora de nuestro tránsito nos acoja como madre nuestra para conducirnos a su Hijo Jesús, al Paraíso, a nuestra felicidad eterna en el pleno y eterno amor de Dios.

Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración. ¡Oh bendita entre todas y cada una de las mujeres, que vences en pureza a los ángeles, que superas a los beatos en piedad! Mi espíritu moribundo intenta una mirada de tu gran benignidad, pero se avergüenza al espectro de tan bello brillo. , yo quisiera implorarte que, por una observación de tu misericordia, curases las llagas y úlceras de mis pecados; pero estoy raro frente a ti gracias a su infección y suciedad. , de mostrarme a ti en mis impurezas tan horribles, por miedo de que a tu vez tengas horror de mí a causa de , y no obstante, no puedo, desgraciado de mí, ser visto sin ellas. , que nunca se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desprotegido.

Lea mas sobre imprimirrfc.com.mx aqui.

Virgen Muy santa de Guadalupe, Madre y Reina de nuestra patria. Aquí nos tienes humildemente postrados frente tu prodigiosa imagen. Estando bajo tu sombra protectora, y en tu maternal regazo, nada podremos tener miedo. Ayúdanos en nuestra peregrinación terrena y también intercede por nosotros frente tu Divino Hijo en el momento de la desaparición, para que alcancemos la eterna salvación del alma. Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas expresiones. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la más tierna, la más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.

La serpiente infernal, contra la que fue lanzada la primera maldición, continúa atacando ferozmente y tendiendo lazos a los desterrados hijos de Eva. Una oración a la virgen de Guadalupe, o asimismo con una oración a la emperatriz de América. “Inmaculada, reina del cielo y de la tierra, cobijo de los pecadores y madre nuestra amorosísima, a quien Dios confió la economía de la clemencia. Yo, pecador indigno, me postro ante ti, suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y posesión tuya. Anima con tu promesa a todas y cada una de las madres que hoy se sienten solas y descuidadas por los hijos que se han ido para llevar a cabo su historia lejos de su amor y sus cuidados, olvidando sus deberes filiales. Abraza con tu corazón amoroso, a todas y cada una de las madres que como tú, han padecido el inmenso dolor de ver morir a sus hijos, a causa de la crueldad. Madre amantísima, incrementa en el planeta el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en asistencia de las varias formas de pobreza y situaciones de miseria.

Animado por esta confianza, a vos asisto, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis errores me animo a comparecer ante vos. Pequeña y dulce Maria, princesa mia, sin pecado concebida, estrella de mis días y desde niña la mas perfecta profecia. Ilumina esta vida mia, en ocasiones enceguecida, sin ansias ni esa y totalmente depauperada. Hazme, pequeña Maria, luz en estos dias y resplandor en la oscuridad del alma mia.

oraciones ala virgen maria

Maria, bendita señora, ruega por todos los que a ti pedimos a tu Santísimo hijo, nuestro guía, Señor y Salvador. Es un amor filial que, como el niño, sabe confiar en su Madre y agradarla con lo que a Ella le agrada. El Avemaría es seguramente entre las primeras oraciones que aprendimos cuando éramos niños. Es una oración sencilla, un diálogo muy sincero nacido del corazón, un saludo cariñoso a nuestra Madre del Cielo. Madre de clemencia, Profesora del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de , los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor.

oraciones ala virgen maria

Realiza un comentario