oracion a maria santisima

Oraciones poderosas a la Virgen María 2019-09-12

oracion a maria santisima

Hoy os traemos un buen relato sobre oracion a maria santisima que espero que os entusiasme.

Oraciones a la Virgen María

1

Bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza,
Que sea bendecido para siempre,
Porque nada menos que Dios se deleita,
En tan exaltada belleza.

Por ti, princesa celestial,
Santa Virgen María,
Te ofrezco en este día

Todo mi corazón, vida y alma.
Mírame con compasión,
No me dejes, madre mía.

Todo sobre oracion a maria santisima

Ave María

1

Salve, María, llena de gracia,
el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Lea mas de oracion a maria santisima

El Memorial, de San Bernardo

Recuerda, oh Virgen María, que nunca se supo que alguien que huyó a tu protección, imploró tu ayuda o buscó tu intercesión, fue dejado sin ayuda.

Inspirada por esta confianza, vuelo hacia ti, oh Virgen de las vírgenes, Madre mía.

A ti vengo, delante de ti, pecador y triste. Oh Madre del Verbo encarnado, no desprecies mis peticiones, pero, en tu misericordia, escúchame y respóndeme.

Amén.

1

Oración a la Virgen María

María, santa virgen madre, he recibido a tu Hijo, Jesucristo.

Con amor te convertiste en su madre, le diste a luz, le cuidaste y le ayudaste a llegar a ser un hombre.

Con amor os lo devuelvo, para que lo abriguéis una vez más, para que améis con todo vuestro corazón y para que ofrezcáis a la Santísima Trinidad como nuestro acto supremo de adoración por vuestro honor y por el bien de todos vuestros hermanos y hermanas peregrinos.

Madre, pide a Dios que perdone mis pecados y que me ayude a servirle más fielmente.

Manténganme fiel a Cristo hasta la muerte, y permítanme venir a alabarlo con ustedes por los siglos de los siglos. Amén.

Ver oracion a maria santisima

El Regina Coeli (para Pascua)

¡Reina del cielo, alégrate!. Aleluya.
Porque aquel a quien merecías soportar. Aleluya.
Se ha levantado, como él dijo. Aleluya.

Ruega por nosotros a Dios. Aleluya.
Regocijaos y alegraos, oh Virgen María, aleluya.
Porque el Señor ha resucitado verdaderamente. Aleluya.

Oremos. Oh Dios, que has dado alegría al mundo a través de la resurrección
de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo, concédenos, te suplicamos, que mediante
la intercesión de la Virgen María, su Madre, podemos obtener las alegrías
de vida eterna, por el mismo Cristo nuestro Señor.

Amén.

Aprenda mas sobre oracion a maria santisima

EL SANTO ROSARIO

1

Haz la señal de la cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Entonces: Un (1) Padre Nuestro…Tres (3) Ave Marías…Una (1) Gloria.

Comienza cada Década meditando en el Misterio. En la cuenta grande dice el Padre Nuestro. En las diez cuentas pequeñas se pronuncian diez Ave Marías. Luego recita el Gloria.

Al final de cada década, recita lo siguiente:

Oh Jesús, perdona nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las que tienen más necesidad de tu misericordia.

Ver sobre oracion a maria santisima

Oración a María

MISTERIOS DEL ROSARIO

JOYFUL: (Lunes y jueves)

La anunciación
La visita
La Natividad
La presentación en el templo
El hallazgo del niño Jesús en el templo

LAMENTA: (martes y viernes)

La agonía en el jardín
La flagelación en el pilar
La coronación de espinas
La carga de la cruz.
La crucifixión y la muerte de nuestro Señor

GLORIOSO: (Miércoles, Sábados y Domingos)

La resurrección
La ascensión
El descenso del Espíritu Santo sobre los apóstoles
La suposición
La coronación de la Santísima Virgen

LITANÍA DE LA VIRGEN BENDITA

Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros

Cristo, escúchanos
escúchanos amablemente
Dios el Padre de los cielos

Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, redentor del mundo
Ten piedad de nosotros

Dios Espíritu Santo
Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, un solo Dios

Ten piedad de nosotros
Santa María*
Santa Madre de Dios

Santa Virgen de las vírgenes
Madre de Cristo
Madre de la Iglesia

Madre de la gracia divina
Madre purísima
Madre muy casta

Madre inviolada
Madre inmaculada
Madre inmaculada

Madre muy amable
Madre admirable
Madre de un buen consejo

Madre de nuestro Creador
Madre de nuestro Salvador
Virgen muy prudente

Virgen más venerable
Virgen más conocida
Virgen más poderosa

Virgen misericordiosa
Virgen más fiel
Espejo de justicia

El asiento de la sabiduría
Causa de nuestra alegría
Vaso espiritual

Vaso de honor
Vaso singular de devoción
Rosa mística

Torre de David
Torre de marfil
Casa de oro

Arca de la alianza
Puerta del cielo
Estrella de la mañana

Salud de los enfermos
Refugio de los pecadores
Consolador de los afligidos

Ayuda de los cristianos
Reina de los ángeles
Reina de los patriarcas

Reina de los profetas
Reina de los apóstoles
Reina de los mártires

Reina de los confesores
Reina de las vírgenes
Reina de todos los santos

Reina concebida sin pecado original
Reina asumida en el cielo
Reina del santísimo Rosario

Reina de las familias
Reina de la paz
Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo.

Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo.
Escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo.
Ten piedad de nosotros.
Volamos hacia tu patrocinio, oh santa Madre de Dios.

No desprecies nuestras peticiones en nuestras necesidades, sino líbranos de todos los peligros, oh Virgen siempre gloriosa y bendita. Ruega por nosotros, oh santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo. Oremos. Derrama, te rogamos, Señor mío, tu gracia en nuestros corazones, que nosotros a quienes la encarnación de Cristo, tu Hijo, fue dada a conocer por el mensaje de un ángel, que por su pasión y cruz seamos llevados a la gloria de su resurrección, por el mismo Cristo nuestro Señor.

Amén

Para las necesidades de la Iglesia y del Estado.

Padre Nuestro… Ave María… Gloria.
Por la persona y las intenciones del (Arzobispo) de esta diócesis.
Padre Nuestro… Ave María… Gloria.
Por las almas santas del purgatorio.
Padre Nuestro… Ave María…
Que descansen en paz. Amén.

ALEGRE, REINA SANTA

(Este himno se atribuye a Adhemar de Monteil, obispo del Puy ( 1098). Las tres invocaciones finales fueron añadidas por san Bernardo (1091-1153)

Salve, Santa Reina, madre de misericordia, salve, nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza!

A ti lloramos, pobres hijos desterrados de Eva!

A ti te damos nuestros suspiros, llorando y llorando en este valle de lágrimas!

Vuélvete, entonces, muy amable abogado, tus ojos de misericordia hacia nosotros; y después de esto, nuestro exilio, muéstranos el fruto bendito de tu vientre, ¡Jesús!

Oh clemente, oh amorosa, oh dulce Virgen María!.

-. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

-. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oremos.

Dios todopoderoso y eterno, por la cooperación del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de María, Virgen gloriosa y Madre, para que se convirtiera en la morada digna de tu Hijo;

haz que por su intercesión misericordiosa, en cuya conmemoración nos regocijamos, podamos ser liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor. -. Amén.

-. Que la asistencia divina permanezca siempre con nosotros.

– Amén.

NOVENA A LA CONCEPCIÓN INMACULADA

ANTIFÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Eres hermosa, oh María, y la mancha del pecado original no se encuentra en ti.
Tu vestimenta es blanca como la nieve; y tu rostro es como el sol.
Tú eres la gloria de Jerusalén; tú eres la alegría de Israel; tú eres el honor de nuestro pueblo.
Bendita seas, oh Virgen María, por el Señor, el Dios Altísimo, sobre todas las mujeres de la tierra.
Dibújanos, oh Virgen Inmaculada: correremos tras de ti en el olor de tus ungüentos.

LECTURA y MEDITACIÓN (Ver abajo)
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

 

ORACIÓN

Señor, tú has preparado una morada digna para Tu Hijo por la inmaculada Concepción de la Virgen;

concédenos que así como Tú la preservaste de toda mancha de pecado en Tu presciencia de Su muerte, así también nosotros, por su intercesión, podamos venir a Ti con corazones puros. Por Cristo nuestro Señor.

Volamos hacia tu patrocinio, oh Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras peticiones en nuestras necesidades, sino líbranos de todos los peligros, oh siempre gloriosa y bendita virgen.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Amén.

PRIMER DÍA

LECTURA

“Y allí estaba la cruz de Jesús, su madre, y la hermana de su madre, María de Cleofás, y María Magdalena.

Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo que estaba en pie y a quien amaba, dijo a su madre:

Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después de eso, dijo al discípulo: He aquí a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la llevó a la suya”. (Juan 19:25-27).

MEDITACIÓN

María es la Madre de Dios y nuestra Madre.

Esta es la base de nuestra firme confianza en ella.

La Mater nos escucha siempre.

SEGUNDO DÍA

LECTURA

“Mis deleites eran estar con los hijos de los hombres.

Ahí, niños, escúchenme: Bienaventurados los que guardan mis caminos. Escucha la instrucción y sé sabio y no la rechaces… El que me encuentre, encontrará la vida, y tendrá la salvación del Señor” (Prov 8, 31-35).

MEDITACIÓN

Llena de amor por sus hijos, la Mater nos cuida y nos escucha. ¿Hay alguna manera mejor de ir a Jesús?

TERCER DÍA

LECTURA

“Soy la Madre del amor hermoso, y del temor, y del conocimiento, y de la santa esperanza.

En mí está toda la gracia del camino y de la verdad, en mí está toda la esperanza de la vida y de la virtud.

El que me escucha atentamente, no se confundirá; y los que trabajan por mí, no pecarán” (Eclesiástico 24,24.25.30).

MEDITACIÓN

María fue concebida sin mancha de pecado. Permaneció más pura durante toda su vida. Ahora que se acerca su fiesta, le hablamos de la santa pureza. Esta es una virtud que debemos aprender constantemente a vivir, y enseñar a otros a vivir, siguiendo el ejemplo de Jesús y María.

CUARTO DÍA

LECTURA

“Al aterrizar, vio una gran multitud y se compadeció de ellos, porque eran como ovejas sin pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas”. (Marcos 6,34)

MEDITACIÓN

La Virgen María atrae los corazones de los cristianos y los mantiene cerca de Cristo. Al tratar de acercar a los demás a Dios, pongamos esta preocupación en las manos de la Mater. Ella nos ayudará a convertir nuestros deseos en hechos apostólicos.

QUINTO DÍA

LECTURA

“Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué será salada? Ya no sirve para nada más que para ser echada fuera, y para ser pisoteada por los hombres. Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad sentada en la montaña no se puede esconder” (Mt 5,13-14)

MEDITACIÓN

Hacemos apostolado en y a través de nuestra vida ordinaria. El Señor nos da la gracia necesaria para mostrar a los demás el gran valor de nuestras tareas diarias. Dios nos espera en nuestro trabajo ordinario. Él usa nuestra vida ordinaria para que podamos amarlo más y para que podamos llevar a otros a amarlo también. En esto imitamos a María, nuestra Madre.

SEXTO DÍA

LECTURA

“En aquellos días María se levantó y se fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá, y entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su vientre; e Isabel fue llena del Espíritu Santo”. (Lucas 1,39-41).

MEDITACIÓN

Valoremos la profunda dimensión humana del apostolado. En nuestro trato con los demás, difundamos la alegría y el afecto humano. Esto es especialmente importante para aquellos que nunca han escuchado una palabra amable ni han recibido ayuda cristiana sincera.

SÉPTIMO DÍA

LECTURA

“Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la de ella; ella te aplastará la cabeza, y tú estarás al acecho de su calcañar.” (Gen 3,15)

“He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel.” (Is 7,14)

“Eres la gloria de Jerusalén, la alegría de Israel, el honor de nuestro pueblo.” (Judith 15,9)

MEDITACIÓN

La luz de la esperanza brilla para cada uno de nosotros aun después de haber pecado. Esta es una luz constante -la luz de Jesucristo, el Hijo de María. Él perdona todos nuestros pecados en el Sacramento de la Penitencia.

OCTAVO DÍA

LECTURA

“De cierto, de cierto, de cierto os digo, que si un grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.” (Juan 12,24)

MEDITACIÓN

Todo lo que el Señor nos pide es nuestro sacrificio personal, nuestro trabajo y nuestro esfuerzo cuando damos formación cristiana. Él garantiza el resultado cuando aplica sus méritos infinitos a las almas. El apostolado exige de nosotros abnegación y espíritu de sacrificio.

NOVENO DIA

LECTURA

“El invierno ha pasado, la lluvia ha terminado y se ha ido. Las flores han aparecido en nuestra tierra, ha llegado la hora de la poda: la voz de la tortuga se oye en nuestra tierra: La higuera ha sacado sus higos verdes; las vides en flor dan su dulce olor….Mi paloma….muéstrame tu rostro, que tu voz suene en mis oídos; porque tu voz es dulce, y tu rostro hermoso” (Cantar de los Cantares 2, 11-14).

MEDITACIÓN

Nuestras miserias son grandes pero la protección de nuestra querida Mater es aún mayor. La gracia de Dios resplandece y triunfa en María. Por nuestra parte, utilizamos todos los medios para que la gracia divina entre en nuestra alma sin resistencia ni obstáculo alguno.

CONSAGRACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN

Reina mía y Madre mía, me entrego enteramente a vosotros y, como prueba de mi afecto, os doy mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, todo mi ser sin reservas. Ya que soy tuya, guárdame y protégeme como tu propiedad y posesión. Amén.

MARÍA, MADRE DE GRACIA

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, protégeme del enemigo y recíbeme en la hora de mi muerte. Amén.

 

Oración a María

Santa María oración

Salve María

Oración Bendita sea tu pureza

Oración a María Santísima.

 

gloria oración

Gloria rezo

Realiza un comentario